M

10 preocupaciones comunes sobre tu bebé recién nacido

10 preocupaciones comunes sobre tu bebé recién nacido

 

¿Cómo se ve tu bebé ahora que ya lo tienes en tus brazos?

Seguramente lo ves tan pequeño, tranquilo y frágil que te sientes más motivada a protegerlo.

Así es, eres mamá y quieres que tu bebé siempre esté sano y corra los menores riesgos posibles.

Sin embargo, a veces hay situaciones en las que puedes estar preocupándote de más porque siempre has visto que otras mamás lo hacen.

 

Aquí hay algunas de las más habituales y las razones por las que puedes estar en calma:

  • Tocar los puntos blandos en su cabeza: sé que quieres evitar tocar las partes suaves de la cabeza de tu bebé, pero no debes preocuparte. Quizá piensas que tocarás su cerebro, pero no es así. Esas partes blandas son una gruesa membrana protectora que le ayuda a salir durante el parto.
  • Ver su pulso en las partes blandas: lo que ves es su sistema circulatorio funcionando debajo de la membrana, pero todo estará bien.
  • Sangre en el pañal de la bebé: la gran cantidad de estrógeno generado durante el embarazo puede estimular la formación de un pequeño útero en tu bebé que sangra de manera natural.
  • Un pequeño hueco en el pecho: según expertos, el esternón está conformado por 3 partes que se acomodarán conforme tu bebé crezca y cubrirán el espacio.
  • Popó suave y blanda después de cada comida: la leche materna es muy fácil de digerir, por lo que puede considerarse como si el bebé estuviera en una dieta líquida.
  • Hipo constante: aún no hay una explicación exacta, pero los expertos lo atribuyen a una confusión entre el cerebro y el diafragma. Esto es totalmente inofensivo para el bebé.
  • Llora seguido: tu bebé no sabe hablar, por lo que llorar es la única manera que conoce para comunicarse. Puede pasar porque tiene sueño, aburrimiento, cansancio, hambre, molestias o sólo ganas de estar contigo.
  • Pequeñas erupciones faciales: estos pequeños granos surgen por las hormonas maternas que circulan en su cuerpo. Pueden durar desde dos semanas hasta dos meses.
  • Pechos hinchados: las mismas hormonas que provocan el sangrado en tu bebé, pueden causar este síntoma en bebés de ambos sexos, pero no te preocupes, también es temporal y estará bien.
  • Estornudos constantes: la nariz de tu bebé es demasiado pequeña y la mínima partícula en su interior puede hacerlo estornudar. Sólo asegúrate que no expulsa moco amarillo porque esto indica infección.

 

Sé que quieres asegurar el bienestar de tu bebé, pero puedes disfrutarlo mucho más si lo conoces y aprendes a diferenciar las cosas que son totalmente normales en un recién nacido.

 

Considera que la gestación, el parto y la adaptación al mundo son experiencias de vida y lecciones de supervivencia que tu bebé debe pasar, así que puedes estar segura que es más fuerte de lo que piensas y está listo para crecer y aprender a tu lado.

 

DEJA UN COMENTARIO

0