M

8 divertidas maneras de hacer reír a tu bebé

Sé que una de las tareas que más te gusta como mamá es hacer reír a tu bebé.

 

Entiendo que pocas cosas te hacen saber que estás haciendo bien las cosas como cuando lo ves feliz y disfrutando.

 

Por lo que quiero compartirte estas 8 divertidas maneras de hacer reír a tu bebé y disfrutar más el tiempo juntos.

 

Dale felicidad

Los bebés son felices todo el tiempo. No te preocupes por hacer todas las cosas nuevas y diferentes para que se divierta. Sólo deja que tome una siesta con regularidad, abrázalo durante la noche y cántale.

 

Dale un chupón

Succionar es el reflejo más común de tu bebé porque así es como se alimenta, pero sus ganas de hacerlo son mayores que su hambre y puede perder la calma si no lo hace.

 

Un chupón puede ayudarlo a calmar esa necesidad.

 

Deja que te vea

Tu bebé ama verte y se siente feliz cuando lo hace. Sonríele y diviértanse juntos haciendo caras chistosas.

 

Estira sus músculos

Hacer ejercicios de flexibilidad relaja el cuerpo y puede servirle para fortalecer sus músculos y tendones, tonificar y relajarse.

 

Puedes hacerlo tan fácil como ponerlo sobre su espalda en una manta, extiende su pierna izquierda y su brazo derecho lejos de su cuerpo. Después, lleva su pierna hasta su pecho y muévela con suavidad hacia su lado izquierdo. Repite del otro lado.

 

Alivia su estómago

Después de comer, muchos bebés se quedan con aire en el estómago que les provoca malestar.

 

Para aliviarlo, acuéstalo bocabajo sobre tus muslos para hacer presión sobre su abdomen y da suaves palmadas sobre su espalda.

 

Cambia su pañal

No importa qué tan rápido cambias el pañal sucio de tu bebé, va a rozarse en algún momento. Mejor ponle una pomada que lo ayude a aliviar la irritación.

 

Dale juguetes

A partir del 3er mes, la mayoría de los bebés son capaces de agarrar cosas. Una sencilla manera de hacerlo reír es sostener un objeto suave y colorido. Déjalo alcanzarlo y dáselo para que juegue.

 

Hazlo pisar

A los bebés les encanta pisar y poner sus piernas a prueba. Tómalo de los brazos y hazlo rebotar entre distintos obstáculos como cajas y botes de ropa. Déjalo hacer un poco de presión sobre sus piernas antes de despegar al siguiente punto.

 

Es cierto que reír es un placer.

 

Pero ver a tu bebé hacerlo es mucho más contagioso y satisfactorio que cualquier otra cosa en el mundo.

 

¡Aprovecha estas opciones y cuéntame cuáles haces para que tu bebé se ría!

 

DEJA UN COMENTARIO

0