M

¿Cómo saber si ya acabaste de tener hijos?

Es una pregunta muy extraña para ser honesta.

 

El único indicador real, necesariamente es el biológico. Pero antes de llegar a este punto, muchas personas nos preguntamos ¿queremos tener más hijos?

 

En especial cuando estás haciendo limpieza de la casa o de la ropa y vas sacando poco a poco la ropita que ya no les queda. Hasta a mi esposo se le hace un nudo en la garganta aunque no quiera aceptarlo 😛

 

Entre los sentimientos que arroja toda la aventura de ser mamá o papá, en contra de cosas como LA ECONOMÍA, tener una certeza de si planear para un bebecito más o no, puede ser un tema hasta sensible.

 

En mi experiencia personal, las cosas se fueron dando muy orgánicas.

 

Antes de mi primer hijo, yo no fantaseaba mucho con una familia grande, pero tampoco me disgustaba la idea. Estaba más enfocada en ser mamá por primera vez que por lo que pudiera seguir de ahí.

 

Un poco ingenua, pero así me gustaba llevarme la vida.

 

Hoy, ya con mi niño, francamente ni mi esposo y yo morimos por tener otro bebé. Nos súper-conmueve cada vez que sacamos su ropita, juguetes y bueno ¿qué no? Pero también sabemos que desde la situación económica (porque sí es importante), ni otras cosas están alineadas para tener otro bebé en estos momentos.

 

También pensamos que nos gustaría establecernos mejor para poder perseguir nuestros sueños profesionales una vez más.

 

Menciono todo esto por una sola razón. Las personas a nuestro alrededor, la familia principalmente, se vuelven locos cuando les dices que “a lo mejor ya no quieres tener otro bebé”.

Y es entendible, pero también ellos tienen que entender que esta es tu vida. La presión alrededor puede ser fuerte, pero acuérdate ESTO NO ES UN FACTOR PARA TOMAR EN CUENTA A LA HORA DE PENSAR EN AGRANDAR TU FAMILIA.

 

Tal vez no suene como al mejor consejo, pero no hay una forma definitiva a menos que sea algo relacionado a tu cuerpo o salud, para decir “ya no quiero más hijos”. La única otra forma, es simplemente siendo honesta contigo misma.

Pero acuérdate de separar razones de realidades, de lo que en verdad te gustaría 🙂

DEJA UN COMENTARIO

0